El hydroblasting es la técnica mediante la cual se emplea energía producida por el impacto del agua en una superficie, causando un impacto de limpieza.


Hay diversos tipos de preparación de superficies que varían en función de distintos factores, por ejemplo, el estado de la superficie, el sistema de pintado que se pretenda aplicar o la durabilidad deseada del revestimiento, entre otros.


Estas son algunas ventajas que presenta el hydroblasting:


  • Los sistemas de agua a presión garantizan los más altos grados de limpieza de superficies, porque debido a la velocidad y el impacto del agua se eliminan pinturas, grasas y otros residuos.

  • No produce nubes de polvo, ya que al no emplear abrasivos, este método evita la contaminación aérea salvaguardando la salud de las personas y protegiendo equipos sensibles a la contaminación del polvo residual.

  • No produce chispas: es el único método recomendado para trabajos en zonas con peligro de explosión como son refinerías o plataformas petroleras.

  • No depende de las condiciones meteorológicas, ya que se pueden efectuar trabajos tanto con lluvia como con viento. También se permiten trabajos en paralelo.

  • El chorro de agua es más barato que la limpieza con abrasivos, ya que no hay necesidad de recolección, contención y eliminación de material abrasivo.


Artículo creado con información de Ostermann.es.